Opinión
Tendencia

El C5i, la gran panacea del gobernador para solucionar la seguridad en Colima

La opinión de Felipe Ángeles de Colima

Cosa curiosa, Guanajuato ha invertido tres veces más que nosotros en su C5i; lo terminó en el 2014 y qué creen: su inseguridad está a la alza. En los últimos 12 meses se posicionó en el cuarto lugar con 50.8 homicidios segundo datos de la página web de la Organización Semáforo Delictivo, semaforo.com.mx.

No nos confunda, gobernador, podrá servir el C5i para delitos menores o infraganti, así como el del vídeo que nos muestra, pero jamás será una solución para la delincuencia organizada, donde el narcotráfico es la principal causa de homicidios.

No se gastan más de 1000 millones de pesos en un armatoste tecnológico solo para detener a ladrones de autos, que ese delito es un tema menor comparado a los crímenes que diariamente vivimos.

Como dijo Alejandro Hope, experto en seguridad: «la política pública está dominada por la ocurrencia y la inercia ¿más homicidios en un estado? Manden más tropas federales, construyan un C5 y gasten en recuperación de espacios públicos. ¿sirven de algo esas medidas? Nadie sabe y todo mundo lo duda, pero a nadie se le ocurre nada más.»

O Manuel Emilio Hoyos, maestro en ciencias forenses: «Los gobiernos siempre cuando tienen problemas dan anuncios. El C5i es una medida interesante, pero no se puede vender como una panacea que venga a resolver el problema.»

Por cierto, la Jefa de Gobierno de la CDMx, Claudia Sheinbaum, en el 2019 se propuso cambiar 3 mil 600 videocámaras y terminar su sexenio sustituyendo más de 18 mil de estos equipos. Junto con todo esto y a la par otra serie de proyectos ligados al C5i con el que ya contaban, la sorpresa de Sheinbaum fue que cuando licitó la obra, se encontró con propuestas de hasta 20 mil millones pero encontró una con la calidad y servicio deseado de no más de 1 mil 000 millones. ¿Por qué nos habrá salido tan caro a nosotros?

La seguridad es importante, pero no nos engañemos, el C5i, es la ilusión de los gobernadores que ante su fallida estrategia solo alimentan falsas esperanzas en gadgets tecnológicos malgastando un recurso escaso y vendiendo falsas esperanzas.

Preguntaba alguien, ¿Cuál es la diferencia entre un C4 y un C5i? 

$800 millones, aparte el edificio. 

Acaso el gobernador de Colima ¿recuerda lo que plasmó en su Plan Estatal de Desarrollo? Sabrá entonces que no cuadran las promesas con las obras, mucho menos los recursos. ¿De qué sirvieron los indicadores del plan? ¿Dónde están los resultados? 

Está claro: #NoALaDeuda

Mientras tanto, en Baja California, donde al igual que en Colima se construye un C5i autorizado en 2017, por $789 millones bajo un contrato plurianual a 10 años.

Pero allá se pusieron listos, la propia Coparmex y el Consejo Ciudadano de Seguridad Pública (parece que allá sí funciona) interpusieron un recurso de amparo para que se revoque el contrato otorgado a la empresa Seguritech para la construcción y operación del Centro de Coordinación, Comando, Control, Cómputo e Inteligencia (C5i), por considerar que «hay indicios de corrupción». 

Leyeron bien, por INDICIOS DE CORRUPCIÓN, con la misma empresa, Seguritech, a la que nuestro gobernador José Ignacio Peralta contrató, sin verificar si quiera, costos de mercado, lo que violenta la norma constitucional de velar por las mejores condiciones para nuestro estado.

De acuerdo con la nota publicada por La Jornada en aquel estado, «el presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública, Juan Manuel Hernández Niebla, argumentó que presumen que habría desvío de recursos públicos, además de que no hubo un dictamen de las propuestas económicas para otorgar el contrato por 789 millones de pesos que el gobierno de Francisco Vega de Lamadrid entregó a la empresa privada (aquí ni hubo dictámen alguno, fue al gusto del gober).

Además, consideró que el C5i es insuficiente para la situación que enfrenta la entidad «lo que se está instalando es un curita para una herida de muchos centímetros de profundidad; no nos alcanzan 200 cámaras y 5 mil 300 botones de pánico para verdaderamente solucionar el problema de la seguridad en Baja California», dijo. 

Juan Manuel Hernández Niebla explicó que se ha demostrado que contar con un C5i no es suficiente para resolver la inseguridad y mencionó que en los Estados de Morelos, Guanajuato, Michoacán y Jalisco que cuentan con esta infraestructura son «punteros» en incidencia delictiva, lo que demuestra que «más gasto en seguridad no implica disminución de la delincuencia.

El recurso fue presentado el 6 de septiembre pasado ante el Juzgado Cuarto de Distrito y adicionalmente los empresarios y organismos ciudadanos de seguridad pública emplazaron a la Contraloría de aquel estado para que en un plazo de 30 días posteriores iniciara una investigación al respecto, ya que además de las observaciones al proceso de licitación, la empresa tiene antecedentes de incumplimiento en otras entidades.

Así las cosas con los C5i. Las autoridades locales nos tratan como los conquistadores españoles a los indígenas: engañándonos con espejitos.



Media Lab

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor considere desactivar el bloqueo de anuncios para así ayudarnos a soportar el sitio web.