Opinión
Tendencia

Ratas, policías y ratones

La columna de Federico López Ramírez

La prensa local hizo una crónica del golpe de Estado técnico o secuestro del Congreso para el olvido. Me llamó la atención la publicada por Estación Pacífico, que es perfecta, relata los hechos como el gobierno del estado quería que los ciudadanos los vieran. Solamente le faltó una cosa, que hubiera elevado la nota al terreno de lo sublime. Le faltó un mejor inicio, yo, –humildemente les sugiero el siguiente-: Hoy siete de julio la ciudad de Colima amaneció nublada…cuentan las malas lenguas (los verdaderos historiadores) que Jacobo Zabludovsky así inició su noticiario el tres de octubre de 1968 con una frase similar. Usted, amable lector, saque sus conclusiones.

Los chayoteros no se midieron en sus notas del día después y creen que les creemos. Es fascinante su autocomplacencia.

La verdad es que el Congreso vivió el seis de julio pasado uno de sus peores capítulos, pues se dio un golpe de Estado técnico, que la historia lo recordará como lo infame que fue.

El flamante y nuevo secretario General de Gobierno, demostró que lo invitaron a un gobierno como golpeador y no como político, que más tardaron en nombrarlo que en jubilarlo en servicio, pues en lugar de actuar con una propuesta política se estrenó como florero, o mejor dicho, como gendarme de plaza pública. Pues oficialmente no sabemos si lo hicieron a un lado o fue Carlos Arturo Noriega, como dicta la leyenda palaciega, quien diseñó y aplicó la represión política y policiaca. Si lo hicieron a un lado se estrenó como florero; si Noriega García organizó la represión, entonces, a su calidad de florero le tendremos que añadir la condición de gendarme de plaza pública.

Quien lo haya diseñado y aplicado da lo mismo, el gobierno sacó el tolete y la pistola para “arreglar las cosas” y eso es un fracaso político más de la actual administración.

La acción desproporcionada de utilizar a la policía para reprimir a los miembros del Congreso fue provocada por el miedo y la desesperación, que son malos consejeros y peores maneras de actuar.

Rubén Pérez Anguiano debe renunciar e irse a su casa porque para político demostró que no sirve. Yo apostaba que él era el indicado para hacer política en un contexto donde el gobierno no sabe qué hacer y creo que me equivoqué. Rubén Pérez llegó como un gendarme con argumentos tan sólidos como el tolete y las pistolas. El gobierno de Nacho Peralta entró en pánico. Rubén debe irse a su casa o las cosas se pondrán peor. No son tiempos de represión, son tiempos de política democrática.

Julio Anguiano, María Isabel Martínez, Guillermo Toscano, Rosalva Farías, Miguel Ángel Sánchez, Luis Fernando Escamilla, Francisco Rodríguez, Fernando Antero, Gretel Culin, Rogelio Rueda, María Guadalupe Berber, Remedios Olivera y Lizet Anaya son los cómplices de las muertes de Francis Anel, de los siete policías masacrados en Jalisco, del juez federal y su esposa, así como del inmoral endeudamiento de un gobierno ladrón. Además, había que agregarles, entre sus logros, haberse autoinflingido un golpe político en contubernio con el Ejecutivo estatal que los convierte en la expresión más acabada de la cultura política priista en franca decadencia.

El crédito que estos pseudodiputados “aprobaron” es el principio de la maquinación de un nuevo fraude al estilo Operación Safiro (así con “s”) por el que acaban de detener a César Duarte Jaquez. En la Operación Safiro, Peralta Sánchez, en su coparticipación, robó del erario público para darle al PRI 15 millones 142 mil pesos usando empresas fantasma llamadas: Sinnax, Sisas y Novanight e hizo uso de los servicios financieros de Banorte.

La nueva operación diseñada por el gobernador y los 15 pseudodiputados bien podría llamarse operación Colimotl 740 /BOA-2021, donde cada partido como PRI, PAN, MC, Panal, y Verde recibirán sus millones de pesos, y comprarán con unos pocos de miles, las despensas y su frijol con gorgojo, para la gente y ellos quedarse con los millones.

El silencio de los cómplices

No es de extrañarse que los presidentes de los partidos políticos locales, tan dados a hablar y expresar sus puntos de vista, hoy están dejando que sus peones actúen y ellos procuran no dar la cara.

El PRI con José Manuel Romero Coello son de los más beneficiados pues tendrán la mayor tajada para  financiar sus campañas; Alejandro García Rivera, el presidente del PAN, se encuentra en las  mismas condiciones; Virgilio Mendoza, presidente del Verde, debe estar feliz del excelente desempeño de sus amigos en el Congreso, pues tendrán bastante dinero; Javier Pinto Torres, presidente del Panal, por el estilo, feliz porque tendrá financiamiento para sus campañas y…llama la atención el silencio de María Elena Abaroa López. Una mujer de fuertes principios -yo diría, que hasta apasionada al presumir su probidad-, hoy, guarda silencio. Su silencio es muy misterioso, pues en los meses recientes, Locho Morán insultó, ofendió y terminó por defenestrar a José Miguel Romero del Archivo Histórico Municipal de Colima y en su lugar puso a un priista. ¿Será que la Señora Abaroa fue corrompida por los dulces encantos de Locho Morán y ella acepta la corrupción aplicando la máxima de Maquiavelo que reza: “el fin justifica los medios”? O ¿Será que considera a Locho y a su gente tan tosca que ella valora que no vale la pena entrometerse en esta historia de vulgares ladrones y por tanto se mantiene al margen?; sin embargo, debe fijar postura obligadamente, pues la sociedad tiene derecho a conocer su punto de vista pues recordemos que los partidos son organismos de interés público.

¿Qué pasa con las Redes Sociales Progresistas o no tiene opinión o están de acuerdo con el atraco? Bien haría este partido en fijar postura. ¿U ofrecen lo mismo que todos?

Los que sí hablan

Bien por Rafael Mendoza, presidente municipal de Cuauhtémoc, que mostró congruencia y dignidad al haberle pedido a su diputado Paco Rodríguez que no votara a favor de la canallada. El haber renunciado a su partido habla bien de él, pues antepuso los valores antes que el interés político y eso es de apreciarse.

Griselda Martínez, presidenta municipal de Manzanillo, está en la misma sintonía, al decir, no al endeudamiento. Ella lo hace en congruencia con la 4T y habla bien de ella, porque pudo haberse quedado callada, nadar de muertito y buscar dinero para su municipio, pero ni ella ni el presidente Mendoza de Cuauhtémoc lo hicieron, ambos mostraron dignidad. Eso en tiempos de canallas vale más que el oro.

El resto de presidentes municipales han guardado silencio. El que calla otorga.

La resistencia

Vladimir Parra Barragán, Livier Rodríguez, Claudia Aguirre, Arturo García Arias, Araceli García Muro y Ana Karen Hernández, son diputados que se han mantenido verticales y congruentes con lo que demanda la sociedad colimense y eso tiene un profundo valor. Estos diputados tienen la consigna histórica de defender al colegiado, que es el Congreso, y dignificarlo; en sus manos está resistir y hacer uso de todos los medios jurídicos y políticos para que la dignidad política de los colimenses y la autonomía del Congreso sigan en pie.

Ellos representan la viabilidad del carácter autónomo del Congreso con respecto a los otros dos poderes, que éste sea representativo de los ciudadanos y soberano en su toma de decisiones.

Esta resistencia es la lucha porque el vínculo de respeto entre los ciudadanos y los diputados perviva. Sin este vínculo se pierde el respeto a los diputados, se pierden su representatividad, se vuelven algo vacío: no representan a nadie.

La reunión de los 15 fue una reunión donde sólo se representaron a ellos mismos, es decir, no representaron a nadie. Ellos solos y Nacho no son nada. No representan nada. No valen.

Las instituciones como el Congreso tendrán tiempos mejores y esto quedará atrás y la vida institucional se recobrará porque los colimenses pondremos en su lugar a los violentos, sin que se quiebre un solo vidrio.

Los 15 pseudodiputados serán barridos por el viento como la hojarasca. La vida en Colima seguirá; 15 o más pseudodiputados tendrán sus bolsillos llenos de dinero pero su dignidad vacía; seis diputados podrán mirar directo a los ojos de todos los ciudadanos. Esa será la diferencia.



Media Lab

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor considere desactivar el bloqueo de anuncios para así ayudarnos a soportar el sitio web.