Opinión

La Ley de Amnistía en Colima

Por Marisa Medina

Una ley de Amnistía en tiempos de pandemia es una respuesta humanitaria. Las cárceles en México están sobrepobladas. Esto favorece la presencia y propagación del coronavirus y sobre todo, puede provocar crisis de atención sanitaria, ya que las personas privadas de su libertad tienen que ser atendidos por los sistemas de salud existentes en los estados y municipios.

Si en Colima se enferman las personas que se encuentran detenidas, van a ser trasladadas al hospital civil para su atención. Así ha sido siempre, por otras enfermedades. No hay un hospital especial para personas encarceladas. Adentro de los centros no hay hospitales. Su atención y terapia es en el mismo espacio donde atienden a los demás mortales que habitan este espacio. En Colima, las personas privadas de su libertad van al Hospital Civil. Ahí irán si se enferman de coronavirus.

Hay quienes se dan golpes de pecho porque dicen que la 4T quiere liberar a los delincuentes aprovechando la contingencia sanitaria, pero la realidad es que, si no se toman medidas adecuadas, el problema no estará en la cárcel, sino en el hospital, al que vamos a ir todos los que nos enfermemos, a las mismas camas que tal vez quisiéramos que se las dejaran a un familiar nuestro en lugar de a una persona que cometió un delito. y nos va a parecer muy mal que prefieran darle el respirador a una persona privada de su libertad en lugar de que se lo den a algún familiar nuestro en situación delicada de salud.

Es necesario que las cárceles se despresuricen, pero no será a cualquier costo. No se plantea la liberación de cualquier persona. La idea de que asesinos peligrosos y psicópatas salgan a la calle por que una ley lo ordena no está contemplada en la ley de Amnistía y cualquiera que diga lo contrario, miente.

Hay casos muy concretos que marca la Ley de Amnistía aprobada por el senado de la república: Mujeres detenidas por abortar, indígenas que no hayan tenido el debido proceso, personas detenidas por robo simple, es decir, que no hayan usado la violencia para robar y que sea la primera vez que comenten delitos, presos politicos, excepto a quienes hayan sido detenidas por terrorismo y personas que aunque fueron detenidas por el delito de narcotráfico, las detuvieron por traer una dosis para su consumo. El pedir su excarcelación no los exime de la reparación del daño. Eso deberá hacerse.

En Colima, se deberán dictar las medidas alternativas. Ya se ha hecho en muchas ocasiones, con muchos delitos que son considerados menores. Un ejemplo de ello es el robo simple, que desde hace mucho no implica la pena de cárcel para nadie que haya sido detenido por primera vez, siempre y cuando, se haga la reparación del daño.

Estas poblaciones que se encuentran en las cárceles de Mexico son consideradas vulnerables, personas que no han tenido los recursos necesarios para practicar, por ejemplo, un uso lúdico de la marihuana en contextos de menor riesgo social o para pagar una buena defensa, en el caso de los asuntos relacionados con el debido proceso o para pagar la atención sanitaria adecuada, en caso de las mujeres que han decidido abortar, o por caprichos de los gobernantes en turno, como es el caso de los presos políticos.

En Colima no será muy diferente la Ley de Amnistía. Es humano dejar a los más vulnerables que pasen la cuarentena en su casa y además, en términos de economía, es mas redituable. El estado no tiene que mantenerlos. Podría ser una forma de economizar, ahora que el gobernador no encuentra otra manera de hacer frente a la pandemia mas que endeudando al estado, para que lo paguen otros.

Congreso Colima

Media Lab

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios