Opinión

Hablando de traiciones

Por Federico López Ramírez

 

Las redes sociales se activaron al máximo cuando Gerardo Fernández Noroña levantó la mano para presidir la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados. En forma inmediata las redes tomaron partido por Fernández Noroña porque se trataba de aplastar al PRI.

Sin embargo, casi nadie considero, que Noroña había “trabajado” la incorporación de Héctor Serrano y MauricioToledo, entre otros diputados impresentables del PRD (agresores físicos de Claudia Sheinbaum), a la fracción parlamentaria del PT. En pocas palabras, el PT había construido de una manera artificiosa, una tercera mayoría parlamentaria, en el marcado de las traiciones.

Las redes sociales, en su tarea simple, hicieron de Noroña el héroe del momento porque sencillamente el PRI es no grato en toda la sociedad mexicana.

Morena se debatió entre violentar la legalidad y complacer a la coyuntura o respetar la normatividad y aparentemente darle oxígeno al PRI. La decisión fue simple, respetar la legalidad.

La primera lección de este movimiento en la Cámara baja fue la confirmación de que existe un fuerte rechazo al PRI en todas las formas que se presente ante la sociedad. El PRI es un cadáver que debemos aguantar su olor putrefacto porque es mejor resistir su fétidos olores a que vuelva revivir legitimado por errores políticos de Morena.

Gerardo Fernández Noroña encarnó el sentimiento anti PRI más genuino y prístino que la mayoría de todos les mexicanos le profesamos al PRI; sin embargo, para hacer posible una aniquilación fulminante (deseable) del PRI, es preciso, no traicionar a Amlo y a la 4T. Fernández Noroña es una cosa y el PT es otra. Jugar haciendo las mismas trampas que el PRIAN hacía le restaría liderazgo moral a Morena. Aquí sí, las formas cuentan.

Para encarnar las aspiraciones que las redes sociales postulan se requiere que alguien esté en disposición de hacerlo y tener la capacidad orgánica para hacerlo. Querer hacerlo y tener un partido para hacerlo.

El PT, en todas las regiones, es un partido minoritario con incapacidad orgánica para asumir estas tareas y también sus miembros. En la mayoría de los estados los del PT, por no decir en todos, se acoplan y trabajan con los gobernadores más corruptos y contrarios a la 4T. Por ejemplo en Colima, Carlos César Farías, Julio Anguiano y Guillermo Toscano, son corruptos alineados a las causas más corruptas del gobierno de Peralta Sánchez.

Hay quienes quieren ver traidores en Colima y héroes a nivel nacional. No, el PT es traidor aquí y es traidor a nivel nacional al intentar un movimiento de esta envergadura.

No olvidemos que en Brasil la coalición que llevó a Luiz Inácio Lula da Silva al poder se fracturó con la traición del Partido Democrático Laborista de Michel Temer que terminó defenestrando a Dilma Rousseff del poder y metió a la cárcel a Lula.

La traición del PT no le alcanza para nada, ellos se marginan y punto, porque el movimiento de López Obrador es social y por mucho rebasa a los partidos políticos, ahí radica su fuerza política.

El PT, en la coalición Juntos Haremos Historia, son importantes pero no son imprescindibles. Las expresiones de las redes sociales es ir hacia adelante, no regresar a los tiempos del PRIAN. Una cosa es que se les toleren sus desvíos del proyecto original, en pro de conservar el rumbo principal, y otra, muy diferente, adoptar sus propuestas estrategias que lo único que pretenden es lo estridente pero no los cambios de fondo que el país necesita.

No es casualidad que en estos momentos que se dio la aprehensión de ex rector de la Universidad Autónoma de Hidalgo, Gerardo Sosa Castelán, se den este tipo de presiones.

Sosa Castelán, es acusado de los delitos de lavado de dinero, peculado y defraudación fiscal. 151 millones de dólares en movimientos inusuales le detectaron. Es importante señalar que la unidad de inteligencia financiera (UIF) solicitará que le otorguen el carácter de víctima coadyuvante en los procesos jurídicos contra el político hidalguense. No está de más agregar que la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo ha sido ligada al desvío de más de 150 millones de pesos mediante el esquema conocido como La Estafa Maestra, en el que mediante universidades públicas y empresas fantasma se desviaron recursos federales en gobiernos pasados. La idea es desmantelar a un grupo mafioso-político que corporativamente estaba a las órdenes legales y extralegales de Miguel Ángel Osorio Chong, ex gobernador de Hidalgo y alto funcionario del gobierno de Peña Nieto. El mensaje es para todas las universidades públicas del país. La universidad de Hidalgo tiene la singularidad de estar organizada, como la mayoría de las universidades mexicanas, que tuvieron un gran desarrollo orgánico y político en los años setentas. Que al amparo de las universidades crecieron grupos políticos cobijados en la academia, que en su momento, brincaron al control de los gobiernos estatales y, últimamente, se convirtieron en empresarios con el dinero robado de los erarios federal y estatal.

El ex rector de la universidad de Morelos anda en iguales pasos y la ley ya lo tiene a su alcance.

El mensaje es muy claro y preciso. Sólo quien no lo quiera ver no lo va entender.

La Universidad de Guadalajara tiene similares orígenes, conformación y de operación, que por cierto, bien documenta Sergio Aguayo en su libro La Charola, donde el grupo universidad, hoy con Raúl Padilla López a la cabeza, se hizo primero de la Federación de Estudiantes de Guadalajara (FEG) –eran los tiempos de Carlos Ramírez Ladewig-, luego se incrustaron en el PRI, de allí colonizaron al Psum (Partido Socialista Unificado de México), emigraron de nuevo al PRD y desde entonces a la fecha son un grupo de poder político y económico en Jalisco, al grado que actualmente están como aliados políticos y socios empresariales con Enrique Alfaro Ramírez, cuyo padre fue rector de la universidad.

Así como estas dos universidades tienen similares orígenes y conformaciones el resto de las universidades del país. Metidas en la corrupción y, específicamente, en La Estafa Maestra pronto sabremos cuántas. El gobierno federal está acelerando los procedimientos y va rumbo al desmantelamiento de los mandos medios de la corrupción.

Las universidades tienen  un dilema o se redimen o darán la lucha frontal contra el poder de un gobierno que quiera purificar al país. Ellos decidirán de qué lado están y según su postura sellarán su destino.

Gerardo Sosa Castelán está cooperando con la UIF. Que no nos extrañe que en pocos días veamos a Rosario Robles acogida a la figura de los indiciados colaboradores y entonces que se cuiden todos los funcionarios de las universidades públicas que estén involucrados en La Estafa Maestra porque su destino estará marcado y ese no podrá ser otro que la cárcel y regresar lo robado. En la mira están también una veintena de institutos tecnológicos que también andan en malos pasos.

Hoy más que nunca López Obrador necesita de una mayor base social para enfrentar a los corruptos próximos a ser juzgados y el PT escogió un mal momento para traicionar. Noroña está reculando y bien hace en hacerlo porque no son tiempos para traicionar.

Lopez Obrador necesita de Morena y más institutos políticos organizados. El PT no debe intentar convertirse en el partido traidor a la 4T porque la cuarta transformación es mucho más que los partidos que integraron la coalición ganadora. La cuarta transformación es la concurrencia de millones de mexicanos y va.

El desmantelamiento de los mandos medios va a causar más conmoción porque los involucrados en la corrupción estarán más cerca de nosotros y los conocemos porque viven en nuestras ciudades. El cambio lo vamos a sentir más de cerca.

 



Media Lab

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor considere desactivar el bloqueo de anuncios para así ayudarnos a soportar el sitio web.