Opinión

Escribanías-Rubén Carrillo Ruiz

Periodismo constructivo: tendencia y necesidad

Los medios tradicionales (y la prensa en general) viven otra pandemia: la ausencia de credibilidad y alejamiento de lectores. La razón: siguen atados a procedimientos anticuados en una revolución tecnológica, la más profunda y comparable al invento de la imprenta. El dinamismo del cambio modificó conductas del consumo informativo, pero muchos periódicos se quedaron anclados, inmóviles. No ingresaron en las nuevas tendencias y ahora, con disminución de subsidios públicos, enfrentan quizá el último esfuerzo por la sobrevivencia de formatos que deben reinventarse para resucitar en algo la confianza perdida.

El siguiente artículo es de Cyrille Frank, un periodista francés, consultor de medios y marcas. Especialista en optimización y monetización de contenidos en línea. Entre sus clientes: L’Express, L’Obs, Le Figaro, Elle, Paris Match. http://www.eclaireursdelacom.fr/le-journalisme-constructif-tendance-et-necessite/

Lejos de ser todo positivismo, el periodismo constructivo, de impacto u orientado a la solución puede ser una forma de reconciliar a los lectores y medios de comunicación.

El periodismo de soluciones se ha convertido en necesidad democrática y económica ante un peligro preocupante: el creciente desinterés por la actualidad.  No se trata de una dilución del mundo ni de un «buen periódico», sino es necesario para ayudar a volver a tejer el vínculo con los lectores.

En su encuesta anual de 2019, el Instituto Reuters entrevistó a 75 mil personas en 38 países. El 32% regularmente o a veces evita las noticias, una cifra que aumentó en tres puntos en los últimos dos años.

Las dos primeras razones dadas son el impacto negativo en su estado de ánimo (58%) y la sensación de impotencia que sienten (40%).

La tercera razón (34%) está relacionada con la falta de confianza en la información transmitida por los medios de comunicación.

Esta desafección afecta particularmente a los jóvenes de 18 a 25 años, que en dos décadas perdieron el interés por la actualidad (13 puntos de diferencia con respecto a 1999).

La deprimente descripción diaria de la pobreza, la violencia y la lenta destrucción de nuestro planeta se ha convertido en fuente de sufrimiento que una parte creciente de la población ya no desea infligirse a sí misma.

Este sentimiento de impotencia ante los problemas del mundo se ha vuelto insoportable para nosotros. Uno puede incluso preguntarse por qué lo hemos aceptado durante tanto tiempo. ¿Quizás porque observar la desgracia de otros nos tranquilizó sobre nuestra propia condición?

¿Por qué los medios de comunicación producen una representación particularmente negra del mundo? Primero, porque eso es lo que enseñamos en la escuela de periodismo. No hablamos de que los trenes lleguen a tiempo. Tiene que haber un problema, como dirían los profesores de filosofía.

En segundo lugar, tenemos que admitir que el drama, la catástrofe, la noticia, han funcionado bastante bien hasta ahora en términos de audiencia y ventas. Además, en el caso de acontecimientos extraordinarios, sigue movilizando multitudes.

No obstante, el hecho es que cada vez más lectores evitan diariamente la información deprimente, en un retiro protector. La evitación que va unida a un fenómeno de habituación: hay que aumentar la dosis de sordidez para producir un efecto, una sensibilidad.

A este grave problema para la democracia y cohesión social se añade el descrédito de los medios y periodistas. Según el barómetro Edelman 2019, entre los encuestados:

El 66% cree que están principalmente interesados en construir audiencias.

El 65% piensa que están dispuestos a sacrificar los hechos para obtener una primicia.

El 59% cree que son partidistas y apoyan una ideología más de lo que informan.

Sin siquiera mencionar la credibilidad, muchos culpan a los periodistas y medios de comunicación (especialmente la televisión) por su distanciamiento de la sociedad y de la «gente normal».

De hecho, la cultura de información muy vertical de los periodistas impide la creación de este vínculo con el público a través del intercambio y la discusión.

Esto es lo que muchos periódicos y periodistas no han entendido —o no quieren entender— la calidad de la información no será suficiente para salvarlos. Sin mencionar el hecho de que este término, «calidad», está totalmente atrapado, porque es muy subjetivo. En realidad, la «calidad» se refiere frecuentemente a las preferencias personales de la persona que produce la información, como el «buen gusto» o la «buena cultura».

La calidad de la información —para sus diferentes públicos—  es, obviamente, un requisito previo, pero lo que es igual o más valioso a los ojos del público es la confianza del orador.

La información —para la mayoría de las personas—  es gratuita, a través de la televisión, la radio y muchos contenidos de la web. ¿Por qué debería pagarse?

Excepto en el caso de los contenidos de servicio público gratuitos, esta información financiada por la publicidad es la mayoría de las veces menos profunda, porque se produce más rápidamente por razones evidentes de rentabilidad.

¿Pero quién es consciente de esto aparte de los más educados? Desde hace varios años, asistimos a una agravación de las desigualdades socioculturales derivadas del modelo de pago o semipago, ahora ampliamente dominante.

Poner en contexto y abordar las respuestas

Esta forma de ejercer la profesión ya permite volver a interesar al público en la actualidad, lo que sigue siendo el problema más grave. Esto se logra ofreciendo una visión más equilibrada y menos negativa de la actualidad.

No se trata en absoluto de borrar las dificultades del mundo, sino de situarlas en su contexto (el hambre y la malnutrición, todavía insoportables, han disminuido sin embargo bruscamente en los últimos 30 años en el mundo, aunque se haya producido un descenso reciente y preocupante).

Por otra parte, más allá de la presentación de los problemas, no es inútil tratar de encontrar respuestas, a través del análisis de lo que funciona. O a través del examen de lo que se ha probado y no ha tenido mucho éxito, pero que debería ser repensado y mejorado. O mirando lo que estamos intentando, sin estar aún seguros del resultado. Los medios de comunicación ya no pueden simplemente informar de los problemas sin ir más lejos, sea para explicarlos o tratar de entender cómo resolverlos.

Los impactos positivos del periodismo de impacto

Según un estudio de 755 adultos estadounidenses realizado por la Red de Periodismo de Soluciones y el Proyecto de Noticias Atractivas, el periodismo orientado a las soluciones se muestra prometedor en al menos tres dimensiones:

El lector tiene una mayor sensación de estar bien informado…

La confianza está creciendo entre los lectores y medios de comunicación.

El compromiso de los lectores es cada vez mayor: número de participaciones sociales, número de lecturas en el sitio, del mismo autor, sobre el mismo tema.

Esta satisfacción por el contenido producido y este compromiso renovado se ha hecho más necesario ahora que es importante generar suscripciones. En el plano económico, el periodismo constructivo es esencial.

El periodismo de soluciones no es solo una forma de enfocar los artículos. Es más bien un enfoque global sobre el compromiso.

También es una forma de repensar el papel de los periodistas. Ya no pueden contentarse con adoptar una postura trascendental -externa y superior- de observadores neutrales, relatores agnósticos de información, sea cual sea.

Una impostura intelectual, esta neutralidad no resiste la realidad y el público es cada vez más consciente de ello. La jerarquía de los sujetos elegidos, los ángulos, el lugar que se deja a tal o cual personalidad traicionan nuestras convicciones más profundas.

Por otro lado, el periodismo tampoco es activismo, no se trata de revelar la verdad a las masas ignorantes. Se trata de dar a veces puntos de vista argumentativos y abiertamente discutidos.

El periodismo de solución va más allá del problema para considerar cómo resolverlo. A menudo no hay una respuesta definitiva y perfecta, pero este enfoque constructivo da sentido al lector. Incluso si un intento ha fallado, la idea es sacar algo de ello, construir una experiencia para mejorar y tener éxito la próxima vez.

Reporteros sin Fronteras también enumera la labor de las asociaciones que tratan de resolver diferentes problemas de la sociedad, lo que puede ayudar a los periodistas a encontrar las fuentes para construir estos ángulos constructivos.

El periodismo de solución, constructivo o de impacto, como quiera que se llame, no es el único que salvará a la prensa y a los medios de comunicación. Pero es un buen comienzo para fortalecer los lazos con el lector y aumentar su compromiso. Y una condición para una posible monetización por suscripción o a través del modelo de audiencia.

 

Congreso Colima

Media Lab

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios