Local

El problema es el INE no los ciudadanos

Por Federico Lòpez Ramìrez

El ingeniero agrónomo y maestro de la Escuela Secundaria Técnica número 32 de Teposcolula, Adalberto Reyes Ávila, ganó la elección dos a uno a la candidata de Morena, Brígida Santiago Hernández, al obtener 891 votos mientras que su contrincante sumó apenas 483.

Lo interesante del caso de Reye Àvila es que ganó como candidato independiente no registrado. No concursò bajo ningún emblema de  partido político alguno. Es la primera vez en la entidad (Oaxaca) que el nombre de una persona escrito en el recuadro inferior supera los sufragios de un candidato propuesto por un partido político.

El Congreso local pidió (a propuesta de la fracción parlamentaria de Morena) al Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO) otorgar la Constancia de Mayoría y Validez al candidato sin registro, Adalberto Reyes Ávila. Mediante un punto de acuerdo, el Poder Legislativo solicitò al órgano electoral hacer efectivos los derechos políticos-electorales de Adalberto Reyes Ávila, quien ganó la elección como presidente municipal en San Pedro y San Pablo Teposcolula, durante el proceso electoral 2020-2021. Asì lo consignò una nota de la revista proceso del jueves 26 de junio del año en curso.

En Mèxico la sociedad ha logrado desde el año 2000, es decir, con el inicio del siglo XXI la institucionalización del proceso electoral. Cual no significa que  desde entonces tengamos elecciones libres y limpias.

Todo el proceso pràctico de instalación, recepción y contabilización de los votos se lleva a cabo en el ámbito que participan los ciudadanos. Un ejèrcito impresionante de 1.5 millones de ciudadanos hacen posible la instalación de màs 162 mil casillas que se encargan de todo el proceso de recepción, contabilización, documentación y traslado de la documentación a las sedes oficiales del INE. Hasta allì todo va bien.

El problema està en el resguardo y manejo de la documentación, allì està, en gran parte, -que no todo- del problema de las elecciones.

El INE se asume tan, pero tan, democrático que se da el lujo de ofrecerle a la gente, hasta el último momento, una opción no considerada: los llamados candidatos no registrados.

Adalberto Reyes Àvila descubrió que esto no es cierto. Que la voluntad de la gente no està estrictamente garantiza pues, aun siendo votado mayoritariamente, Reyes Àvila no  es reconocido como competidor ganador.

El INE y los partidos políticos en la mesa maniobran para poner en el puesto a los que ellos postulan y les conviene. La partidocracia en contubernio con INE se arrogan el derecho de decidir por los ciudadanos. Ese es el problema fundamental del INE. Hasta ùltimamente se ha excedido en sus atribuciones al otorgar y quitar derechos polìticos a los ciudadanos (casos de Michoacàn y Guerrero).

Este ejemplo es una pequeña muestra de còmo el INE es capaz de maniobrar para decidir arbitrariamente sobre una elección.

La certificación de los candidatos, la fiscalización de los recursos, la observancia de la norma electoral es facultad del INE. En este pequeño ejemplo se exhibe al INE hasta donde pueden llegar con tal de controlar las elecciones.

El INE permite candidatos con antecedentes penales, sin derechos plenos, sin cumplir con los requisitos concursas en las elecciones, imponè su criterio; tiene una enorme laxitud para fiscalizar los recursos (Pemexgate y Amigos de Fox) que no es ajeno presumir la intromisiòn del crimen organizado como financiador de campañas; y no sorprende, por tanto, que personas indiciadas y señaladas públicamente, asì como de reconocidos delincuentes participar y ganar las elecciones sin que nadie les diga nada, sino todo lo contrario los aplauden por haber burlado la legalidad.

Del año dos mil  a la fecha los ciudadanos, con recursos y estructura del Estado, han desarrollado toda una cultura y una organización masiva que garantizan las elecciones. Los ciudadanos sabemos que contamos con un ejèrcito de personas dispuestas a hacer un gran trabajo, mismo que se ve empañado por las maniobras oscuras que se dan en los pasillos del INE en contubernio con los partidos políticos.

Tenemos el orden y la organización garantizada. Hoy lo que nos falta es tener un àrbitro decente e imparcial. Urge reformar el INE.

Gracias al Congreso de Oaxaca –y en particular a la fracción parlamentaria de Morena- ojalà Adalberto Reyes Àvila llegue a gobernar San Pedro y San Pablo Teposcolula contra todo pronòstico de sus adversarios políticos y del INE, por una sencilla razón, sus pares lo votaron y èl debe ser presidente.

 

 

 

 

 

 

 

 



Media Lab

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor considere desactivar el bloqueo de anuncios para así ayudarnos a soportar el sitio web.