Local
Tendencia

Ejido Ayotitlán intenta desalojar a poblado indígena para rentar tierras a la minera Peña Colorada, denuncian

La Red Jalisciense de Derechos Humanos (RJDH) denunció que el ejido Ayotitlán pretende desalojar la ranchería indígena El Mameycito, ubicada en la Sierra de Manantlán, para entregarle las tierras en renta a la minera Peña Colorada, para que ésta deposite en esa zona sus desechos industriales, de acuerdo a una publicación de Tlanesi. Periodismo de Derechos Humanos.

Mediante un comunicado el presidente de la organización, Óscar González Garí, informó que el Consejo Autónomo de Autoridades Nahuas “Tenamaxtla” de Ayotitlán (CAANTA), Autoridad Indígena Tradicional, está convocando a los poblados vecinos a instalar en el predio “La Aguacatera” de El Mameycito, un plantón permanente para evitar más despojos.

El comunicado se transcribe de manera íntegra:

Mientras el Gobierno de Jalisco, concentra su atención en la pandemia del Covid-19 y en la temática urbana, el Consorcio Minero Benito Juárez-Peña Colorada, S.A., instigador del diferendo territorial con el Estado de Colima por 406.8 kilómetros cuadrados, no duerme y para quitarle a nuestra entidad más territorio que necesita para ampliar sus instalaciones y tiraderos de basura industrial, se lanzó con todos sus recursos y la complicidad de policías jaliscienses a desalojar, el pasado lunes 20 de julio a base de amenazas y coacción, a los integrantes de la familia nahua de los Deniz Gerardo, la única que representa a la localidad de “El Mameycito”, anexo de la Comunidad Indígena de Ayotitlán, Municipio de Cuautitlán, Jalisco.

Este poblado nahua forma parte de las 14 localidades que se ubican dentro del territorio ancestral en litigio, que enfrentó a Jalisco y Colima en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), mediante la Controversia Constitucional núm. 03/98, olvidada “por ser de indios”, en los sótanos del Senado por los gobiernos estatales de Francisco Ramírez Acuña (2001-07), Emilio González Márquez (2007-13), Aristóteles Sandoval (2013-2019) y por el actual mandatario de un “Movimiento Ciudadano”, desconocido por nosotros.

Las localidades indígenas jaliscienses ubicadas en la franja en disputa son: Las Pesadas, La Astilla, Cerro Prieto, Chanquiahuitl, Changavilán, San Antonio, El Platanar, Plan de Méndez, La Piedra, El Mameycito, El Naranjal, El Pedregal y La Coconal, siendo nahuas en su mayoría.

A continuación describimos el asedio a los derechos humanos y las libertades fundamentales que padece actualmente-pues no ha cesado- el líder comunitario de El Mameycito, Aurelio Deniz Gerardo, auxiliado por su familia. Como el gobierno nada hace por defender el territorio estatal, son estas humildísimas personas las que dan la cara ante la maquinaria industrial y policiaca de “Peña Colorada”, la 2ª mina más grande del país, que se ubica en territorio jalisciense invadido por los poderes fácticos y gubernamentales del priismo colimense.

1º).—El lunes 20 el asedio inició con el sorpresivo arribo de un dron que sobrevoló el predio “La Aguacatera”, y estuvo girando en torno a las labores agrícolas de Aurelio y sus hermanos Federico y Abraham. En la tarde se presentó, sin pedir permiso para ingresar al predio de la familia de Francisco Deniz de Jesús un supuesto “ecologista” que traía un perro amarrado al cuerpo. No se quiso identificar, sólo miraba las labores agrícolas de Aurelio.

2º).—El martes y el miércoles 21 y 22 de julio, el asedio se incrementó drásticamente, pues llegó al sitio el comisariado ejidal de “Ayotitlán” encabezado por Juan Díaz Aguilar. Pero no llegó solo o en plan de platicar, pues traía varios elementos de la Policía Municipal de Cuautitlán, acompañándolos. Luego llegaron 4 elementos de seguridad privada del consorcio, cada uno con su respectivo perro hostil. Y entonces inició el “diálogo”: Aurelio ya es tiempo que te retires de aquí. No ganas nada sembrando maíz, ya retírate con tu familia. El Ejido le rentó a Peña Colorada estas tierras. Evítanos tener que desalojarte de aquí”.

3º). Aurelio se comunicó con el Presidente de la Red Jalisciense de Derechos Humanos, a Guadalajara, para informarnos de su apremiante situación y pidiendo orientación en la óptica de los citados derechos. Acordamos que él resistiría en su parcela con la ayuda de su familia, que le hablaría al primer comandante regional de la Unidad Estatal de Protección Civil y Bomberos, Aarón González Gallardo, que lo visitó en la semana anterior y le ofreció ayuda cuando “algo se le ofreciera”; y que el presidente de la Red le hablaría al alcalde de Cuautitlán, profesor Gerardo Palacios Campos, para pedir el retiro de los policías y suspender la hostilidad.

4º). A Dios gracias, todo funcionó a la perfección, logrando romper el cerco que parecía estrangular a la familia nahua. Sin embargo, el asedio apenas ha comenzado y habrá de librar otras batallas mediáticas, agrarias y políticas, para que la Comunidad Indígena de Ayotitilán, con 2 mil años de historia, no pierda otra porción de su vasto territorio ancestral. El día de hoy, llegó en su auxilio la membresía del Consejo Autónomo de Autoridades Nahuas “Tenamaxtla” de Ayotitlán (CAANTA), Autoridad Indígena Tradicional, que está convocando a los poblados vecinos a instalar en el predio “La Aguacatera” de El Mameycito, un plantón permanente para evitar más despojos que el Ejido cenecista y el líder Gaudencio Mancilla – consentido del Grupo UdeG-, viene realizando en tierras y bienes de la antigua Comunidad Indígena. El ejido se siente fuerte porque es el capataz de la minera.

5º). En lo que va del siglo, ya lograron desalojar a los campesinos indígenas de 3 localidades. Los Potros, Puertecito de Las Parotas y Rincón de Manantlán, para que en lugar de que los nahuas se mantuvieran en sus tierras y cultivos, ingresara la narco-minería, que utiliza el puerto de Manzanillo y de Colima para exportar el hierro extraído del territorio nahua y de Jalisco.

6º).—El territorio nahua de Ayotitlán, está invadido por 10 minas ilegales que le trabajan y le venden al Consorcio Minero “Peña Colorada”. Tanto la SEMADET de Jalisco como la PROFEPA y la SEMARNAT se hacen los desentendidos, discriminando a los poblados indígenas que debían ser consultados mucho antes de las etapas de exploración y explotación de cada yacimiento. Reina ahí la “Ley de la Selva”. Sólo el régimen de la 4ª Transformación ha mostrado interés en actuar, para poner las cosas en orden, aunque todavía le falta mucho por hacer.

7º).—EL CENTENARIO DE TIMBILLOS (1920-2020): El próximo domingo 9 de agosto, el CAANTA y los indígenas de Ayotitlán y la Sierra de Manantlán, celebrarán los 100 años de la matanza de los Llanos de Timbillos, predio ubicado entre Plan de Méndez y La Piedra (cerca del Marabasco), agravio generado por caciques de Colima, que mataron a 13 nahuas de Telcruz y Ayotitlán. Así comenzó la invasión de Colima sobre el territorio.

Celebraremos la misa en homenaje, un acto cultural y una comida tradicional. Están invitados los medios, autoridades y demás pueblos y comunidades indígenas.

GUADALAJARA, JAL., 23 de Julio de 2020.

Lic. Oscar González Garí



Media Lab

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor considere desactivar el bloqueo de anuncios para así ayudarnos a soportar el sitio web.